La historia de Kimberly

Hola soy Kimberly, tengo 11 años y quiero contarte una historia que comenzó hace casi 6 años en el distrito de Cerro Colorado – Arequipa, en mi escuela Villa Magisterial. Mis papás y yo nos habíamos mudado a la asociación del mismo nombre, por ello tenía que entrar a un nuevo colegio. El primer día de clases fue muy especial porque estaba súper nerviosa pensando en que haría en mi nueva escuela, que por cierto era bastante pequeña en ese entonces.

Llegué de la mano de mi mamá quien me aconsejó hiciera amigos y que me sintiera segura pues vivíamos cerca y cualquier cosa ella podría venir a verme. Me acerqué a la pequeña aula en donde estaba primer grado y en la puerta me esperaba una señorita con una sonrisa muy cálida, se le veía muy amistosa y me recibió con un fuerte abrazo, era mi profesora Flor. Ella nos enseñó a sumar, restar, a leer y a escribir, cuan alegre me siento de la paciencia que nos tuvo a mí y a mis compañeros, en las muchas veces que decíamos que no podíamos hacer algo, para darnos ánimos de volverlo a internar. Nuestra profesora Flor, hablaba mucho con nuestros papás, les explicaba las cosas en las que nos debían apoyar en casa y como ellos también podían enseñarnos más cosas. Sabíamos que nuestra profesora Flor no se quedaría para siempre con nosotros, pues ella era parte de Enseña Perú, una organización que convoca a todos los profesionales que deseen apoyar a que niños como yo podamos tener acceso a la educación y ser mejores personas.

En 3er grado, sabíamos que la profesora Flor ya no sería nuestra maestra, estábamos muy ansiosos de saber quién vendría ese 2014, es así que llegó la profesora Silvana, ella es una persona muy cariñosa y amable, nos llevó a varios lugares a visitar, así como la profesora Flor. Entendimos que no todos aprendemos igual, pues teníamos un compañero que tenía 12 años pero estaba en nuestro grado y no por eso debíamos separarlo de nuestro grupo sino más bien apoyarlo. Aprendimos también sobre temas relacionados con el dinero, la profesora Silvana nos enseñó que si teníamos billetes rotos podríamos cambiarlos en cualquier banco y que debemos saber diferenciar entre nuestros deseos y necesidades, todo eso lo contamos en el día del logro del 2015 a todo el colegio. Así como comenzamos a identificar que éramos la promoción 2017 y que debíamos trabajar por ser mejores estudiantes CAPA (creativos, amorosos, pacíficos y autónomos).

En el 2016, hubo un nuevo cambio, llegó nuestra profesora Elvira, ella es una persona súper amorosa y paciente, continuamos trabajando los proyectos que habíamos iniciado en el cuidado de nuestro ambiente, así como también nuevos, por ejemplo en la adopción responsable de los animalitos para lo cual durante la campaña visitamos el Magazine de Panamericana Televisión con mi compañera Belén, allí invitamos a todas las personas a adoptar animales de manera responsable y no comprarlos en las calles, nuestra profesora solo que quedó un año pues era su último año dentro de Enseña Perú. Este 2017, llegó a nuestro salón el profesor Christian, a él lo conocimos cuando estábamos en tercero de primaria por un proyecto de matemática que organizaron en conjunto con la profesora Silvana, para poder concursar en la CONAMAT (Concurso Nacional de Matemática), en donde quedé en 16vo lugar a nivel sur. Lo que nos sorprendió fue que él estuviera trabajando un tercer año en Enseña Perú, pues sabíamos que todos solo podían quedarse como máximo dos años.

El profesor Christian es muy gracioso y nos enseña un montón en matemáticas, dentro de poco conoceremos el COAR de aquí de Arequipa y trabajaremos con los estudiantes de 4to de secundaria de ese colegio un proyecto para poder trabajar mejor en comunidad y ser más desenvueltos dentro y fuera de clases. Como este año somos promoción, estamos súper emocionados por terminar nuestra primaria, así que todas nuestras actividades las queremos hacer súper bien, nos estamos esforzando, hemos conocidos muchos sitios, muchas personas nos han venido a visitar, hemos tenido muchos problemas y también momentos de mucha alegría. Hoy converso mucho más con mis papás sobre lo que me ocurre y ellos están mucho más al pendiente de lo que hago, eso me gusta mucho. Y todo eso me hace estar más segura que mi sueño de ser ingeniero civil está cerca y claro, ser también la próxima presidenta del Perú, estoy segura que si tuviera la oportunidad yo no mentiría y buscaría ayudar a las personas que más lo necesitan.

Creadoras: Empoderando a través del desarrollo personal

19897963_10213273111803194_1585585846_o.jpg

 

Dunia Padilla, Alumni y promoción 2011, es hoy una agente de cambio. Junto a su equipo, en el cual dos de las integrantes también son Alumnis, ha fundado Creadoras, organización que busca cerrar la brecha de género empoderando a mujeres con limitaciones económicas mediante programas y talleres. A través de su proyecto, buscan motivar e inspirar a mujeres a partir de los 14 años y promover su desarrollo en cuatro campos: inteligencia financiera, inteligencia emocional, liderazgo personal y emprendimiento. De esta manera, creen en la capacidad de la mujer para crear oportunidades donde no las hay y crear un impacto con un efecto multiplicador, el cual no sólo beneficie a ellas sino a todo su entorno.

Es a través de sus experiencias personales que surgió en Dunia esta pasión por ayudar y generar un cambio. Enseña Perú, le dio la oportunidad de conocer la problemática desde cerca, percatándose que en muchos casos no era sólo la pobreza económica la que impedía el desarrollo de sus estudiantes sino también la emocional. De esta manera, como docente, empezó a darle un espacio en sus clases a las habilidades blandas y pudo observar desde cerca la evolución de sus alumnos, tanto en la confianza que tenían en ellos mismos como en su habilidad para resolver problemas. Después de su experiencia en Enseña Perú, trabajó como gerenta de un proyecto de turismo sostenible, pero se dio cuenta que desde donde estaba no podría realizar el impacto que quería, por lo que decidió comenzar su propio emprendimiento, Creadoras.

El proceso de diseño e implementación de su proyecto fue largo. Dunia consideraba que era necesario comprender a profundidad las aspiraciones y dificultades de las mujeres para así poder ofrecerles una propuesta que no sólo se ajuste a sus necesidades, sino que genere un impacto real en la vida de estas personas. Así, el primer paso fue conversar personalmente con más de 35 mujeres de diversas edades. Esta experiencia le permitió entender cuáles eran sus sueños y que variables impedían que estos sean cumplidos. Luego de finalizada esta fase empezó a realizar talleres gratis con el fin de entender cómo es el “taller perfecto”. En el camino y ya con el proyecto más sólido empezó a desarrollar alianzas con institutos, colegios y otras organizaciones sociales cuyo objetivo también es empoderar.

Actualmente, cuentan con dos programas dirigidos a las mujeres, uno de dos meses y otro de tres meses, los cuales le han permitido, hasta la fecha, impactar en más de 300 mujeres de Puno y Arequipa. Además, con el fin de ser autosostenibles, realizan consultorías en educación a empresas con programas de responsabilidad social. De esta manera, por cada taller pagado o consultoría, Creadoras brinda uno a mujeres en situaciones vulnerables. Dunia es una convencida de que el cambio empieza por la educación y que es la única forma de tener mejores profesionales y ciudadanos. De esta manera, su sueño es impactar a 30 000 mujeres en los próximos 5 años que sepan que cuando crees creces y creas. Creadoras es una organización que está cambiando vidas y que lo otorga a estas mujeres una vida más plena y el ingreso al sistema del emprendimiento social.