El INVE 2018 fue un espacio de muchas sorpresas, una de ellas, fue que por primera vez en la historia de Enseña Perú, teníamos a madre e hija viviendo juntas este proceso de capacitación. Ambas, arequipeñas, con un mismo sueño, con un mismo propósito y convencidas acerca de la elección que hicieron al postular al Programa De Liderazgo de Enseña Perú.

Lourdes, mamá de Gabriela, es docente de profesión y seguirá impactando en su adorada Arequipa. Mientras que Gabriela, es comunicadora social y toma un nuevo rumbo impactando en San Marcos, Ancash.

INVE_La Previa-35.jpg

1. ¿Qué motivo a cada una a postular el programa de liderazgo?

Lourdes: Yo ando en busca del conocimiento. Tengo el hábito de capacitarme cada año para llegar al aula con algo nuevo y que mis estudiantes estén al ritmo de la vanguardia educativa. Es así que, por unos videos, encontré la página de Enseña Perú. Investigué y me gustó lo que hacían, mandé inmediatamente mi postulación. Luego, se llevó a cabo “Inspírate 2017” donde escuche a Franco Mosso, el director de Enseña Perú, mis dudas se despejaron y tenía claro que necesitaba un programa así, para potenciar mis conocimientos y liderar mejor a mis estudiantes.

A mí me motivaron mis docentes de la secundaria a ser grande y eso lo tengo presente siempre, pero también sé que solo puedes motivar a otros, si tú logras conectarte con ellos y para eso es necesario tener herramientas. Eso fue lo que me hizo postular al programa.

Gabriela: El primer motivo que tuve para ingresar al Programa de Liderazgo fue el deseo de aprender, aunque en aquel entonces, no estaba realmente segura de qué se trataba, conforme pasó el tiempo, busqué más información, vi algunos videos, conversé con amigos y entendí cuál era el reto de Enseña Perú. El hecho de trabajar de alguna forma a favor de la educación y sumado a que me quiero especializar en comunicación para el desarrollo, fue lo que me convenció de que no había mejor lugar para comenzar.

2. ¿Qué sintieron cuando ambas se enteraron que habían sido seleccionadas?

Lourdes: Yo postulé e ingresé. Mientras que Gabriela se empezó a motivar más desde que asistió al CADE universitario en Lima. Ella se presentó en la última convocatoria y sufrió para enterarse los resultados ya que recién egresaba de la universidad. Sin embargo, un día la llamaron para decirle que estaba adentro y la alegría fue más grande. Chocamos la mano y le dije “allá en el internado ni nos conocemos” porque era necesario tener claro que estábamos ahí por aprender y no por vacaciones. Creo que la alegría fue más grande de mi parte jijiji ya que soy mamá y estoy feliz porque mi hija sabrá lo lindo que es enseñar.

Gabriela: Yo al comienzo me sentí un poco rara porque no estaba muy segura de qué haríamos, menos si lo haríamos juntas. También porque a pesar de estar ahí, ambas queríamos respetar nuestro espacio. Recuerdo que en algún momento me dijo entre risas: "cuando vayamos al internado, ni nos conocemos ah". Pero más allá de todo, creo que me sentí contenta de poder compartir más tiempo con ella, porque siempre es genial pasar tiempo juntas.

3. ¿Cómo han vivido el INVE juntas?

Lourdes: ¡Súper! A pesar de que había días que ni nos veíamos por lo recargado que es el INVE, la mejor semana fue cuando pudimos compartir una misma habitación.Aprendí lo maravilloso que es ver como tus hijos crecen y luego estar hablando con ellas como tus colegas de temas en común. El INVE fue un espacio que llenó mi vida de alegría y felicidad, no solo por mi hija, si no por ver tanta energía de tantos jóvenes.

Gabriela: Lo hemos tratado de vivir lo más independiente posible, es decir, recuerdo que siempre me preguntaban, cómo es posible que puedas convivir tanto tiempo con tu mamá en el internado, y yo no entendía muy bien a qué se referían o por qué les parecía tan fuera de serie, porque creo que todo ha ido súper bien. Le agradezco a ella por respetar mi espacio porque creo que me ha servido para vivir la experiencia y el aprendizaje a mi manera, aunque no puedo negar que de vez en cuando me escapaba para estar con juntas y conversar, nada puede quitar el hecho de que somos madre e hija jajajaja. 

 

Lourdes Lima y Gabriela Sánchez Lima

PEP 9na Promoción