La profesora Élida es participante del Programa ¡Qué Maestro! en Ancash. Ella enseña tiene a 24 estudiantes a su cargo y es madre de dos niños. Joaquín, su hijo mayor, es uno de sus estudiantes desde hace ya 4 años.

“Para Joaquín ha sido muy fácil distinguir cuando somos mamá e hijo y cuando somos maestra y estudiante. Durante las clases siempre me llama profesora y cuando salimos juntos de la escuela para regresar a casa me dice ahora ya te puedo decir mamá”.

El reto es grande para Élida ya que muchos piensan que por tener a Joaquín como alumno tiene algún tipo de preferencia. Sin embargo, ella tiene muy en claro su rol dentro y fuera de la escuela.

Élida sabe que está jugando un papel fundamental en la formación de su hijo tanto académica como personalmente y ha aprendido mucho de Joaquín durante estos últimos años.

“Lo más bonito que vi como madre y maestra fue cuando uno de mis alumnos se comenzó a sentir mal y Joaquín fue el primero en acercarse, ayudarlo y darle un abrazo.” Para Élida las lecciones más valiosas son las que se demuestran con amor y empatía hacia el otro.

Queremos celebrar a todas las madres no solo este domingo sino todos los días porque ellas fueron nuestras primeras maestras.